Estados Unidos confirma la liberación de su último prisionero en manos de los talibanes

Estados Unidos confirma la liberación de su último prisionero en manos de los talibanes

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó la liberación este lunes de Mark Frerichs, considerado el último prisionero estadounidense en manos de los talibanes en Afganistán, tras un intercambio de presos con el grupo islamista.

Frerichs, veterano de la Marina estadounidense, llevaba más de dos años detenido tras desaparecer en Kabul el 31 de enero de 2020. Fue intercambiado por Bashar Noorzai, un jefe de guerra afgano y miembro clave del régimen talibán, que estuvo encarcelado durante 17 años en Estados Unidos por contrabando de heroína.

«Hoy, Mark Frerichs fue entregado a Estados Unidos y Bashar Noorzai nos fue entregado en el aeropuerto de Kabul«, según declaró el ministro afgano de Relaciones Exteriores, Amir Khan Muttaqi, en una rueda de prensa.

El intercambio se produjo «tras largas negociaciones», ha agregado, señalando que Frerichs había sido entregado a una delegación estadounidense, que ha confirmado que, tras un examen médico preliminar, su estado de salud es «estable». El exrehén, que se encuentra ya en Qatar, estaba trabajando como ingeniero civil en proyectos de desarrollo en Afganistán cuando fue secuestrado por los talibanes.

«El éxito en las negociaciones que condujo a la liberación de Mark requirió decisiones difíciles, que no tomé a la ligera», ha confirmado Joe Biden en un comunicado.

Washington decidió aceptar la condición del grupo islamista de liberar a Noorzai para lograr la puesta en libertad del estadounidense después de consultar con expertos y ver que la excarcelación del narcotraficante no suponía ningún riesgo para el país.

Bashar Noorzai es el segundo preso afgano liberado por Estados Unidos en los últimos meses. En junio, Asadulah Harun Gul fue liberado tras 15 años de detención en la prisión de Guantánamo.

El reconocimiento del Gobierno talibán, que tomó el poder en Kabul el 15 de agosto de 2021, es uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los islamistas, una situación que impide el acceso a ayuda internacional o a sus fondos en el extranjero. Washington ha repetido en varias ocasiones a los talibanes que deben «ganar» su legitimidad antes de ser reconocidos por la comunidad internacional.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, afirmó el lunes a la agencia AFP que Noorzai no ocupaba ningún cargo oficial, pero que «proporcionó un fuerte apoyo, incluidas armas», cuando el movimiento islamista surgió en la década de 1990.

«Si el EIA (Emirato Islámico de Afganistán) no hubiera demostrado su firme determinación, yo no estaría aquí hoy», ha declarado a los periodistas Noorzai al llegar a Kabul.

Deja una respuesta