El huracán Fiona deja un muerto y más de 12.000 desplazados en República Dominicana y daños catastróficos en Puerto Rico

El huracán Fiona deja un muerto y más de 12.000 desplazados en República Dominicana y daños catastróficos en Puerto Rico

Huracán Fiona Apagón general y daños catastróficos en Puerto Rico

El huracán Fiona ha dejado este lunes un muerto y más de 12.000 desplazados por inundaciones y daños en viviendas en República Dominicana, según informan las autoridades, después de provocar daños luego de que provocara daños «catastróficos» en Puerto Rico.

Las precipitaciones y los fuertes vientos han obligado a movilizar, desde la madrugada del lunes, a «áreas seguras» a 12.485 personas, 1.047 de ellas a albergues estatales, ha explicado el mayor general Juan Méndez García, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE), al dar un boletín a la prensa en el que ha confirmado la muerte de una persona en Nagua, en el norte del país.

El hombre fallecido se encontraba cortando un árbol en su casa por prevención.

En varios sectores hay interrupciones de los servicios de luz y agua. El huracán ha escalado a categoría 2 de las cinco de la escala Saffir-Simpson, según el último informe del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC por sus siglas en inglés).

El organismo estima que Fiona seguirá fortaleciéndose y las lluvias continuarán con posibles nuevas inundaciones «catastróficas» este martes, tanto en Puerto Rico como en el este de República Dominicana. Se prevé que el centro de Fiona pase cerca de las islas británicas Turcas y Caicos.

El centro del huracán, sin embargo, ya se encuentra fuera del territorio dominicano, por lo que el COE ha disminuido el estado de alerta roja a 7 provincias de las 32 del país. La alerta roja llegó a abarcar a 18 de estas regiones durante el lunes.

El presidente Luis Abinader declaró «zonas de desastre» a tres provincias del este: La Altagracia -a la que pertenece la turística Punta Cana-, El Seibo y Hato Mayor. Los vecinos de los barrios pobres de esta última región, una de las zonas en alerta por el huracán, caminaban este lunes entre sus viviendas de madera con agua hasta los tobillos, han podido constatar periodistas de Afp.

Calles anegadas, vías bloqueadas y postes de luz ha dejado también Fiona en Bávaro, Verón y Friusa, en Punta Cana.

«Pasó a mucha velocidad», comenta Vicente López, encargado de cuidar la playa puntacanera de Bibijagua, que lamenta los negocios destrozados. La prensa local informa de inundaciones en otras poblaciones con costa como Higüey.

Dominicana, con 10,5 millones de habitantes, suspendió la jornada laboral del lunes por las lluvias, que continuarán al menos hasta el jueves según proyecciones de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).

Fiona causó graves destrozos el domingo en Puerto Rico, con lluvias torrenciales que dejaron sin electricidad a la isla y que llevaron al presidente Joe Biden a declarar el estado de emergencia para este territorio estadounidense, medida que permite liberar fondos federales para labores de ayuda.

Fiona también provocó serios daños al pasar la noche del viernes EN Guadalupe, donde un hombre murió arrastrado con su casa por la crecida de un río.

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi, ha alertado este lunes en rueda de prensa de que la lluvia seguirá azotando la isla al menos dos días más, y pidió a la población permanecer en sus casas o en refugios. «Estamos pasando por un momento duro, pero nuestro pueblo es fuerte», ha animado el funcionario.

Después de que Fiona provocara el domingo un apagón general en Puerto Rico, de 3,1 millones de habitantes, la red eléctrica apenas ha podido restablecerse para unos 100.000 usuarios, informa en Twitter la empresa encargada de la distribución de la electricidad.

Más de 800.000 personas, informan las autoridades, han quedado además sin servicio de agua potable. «Estamos sin luz y sin agua», asegura Elena Santiago, anestesista del hospital Menonita de Aibonito. «El hospital está operando con un generador. Se están atendiendo sólo emergencias».

El gobierno puertorriqueño ha suspendido las clases y la jornada laboral, salvo los casos de trabajadores en puestos críticos o servicios de emergencia.

Con el paso del huracán María, que causó casi 3.000 muertos en Puerto Rico en 2017, la isla quedó incomunicada y grandes áreas estuvieron sin electricidad durante meses. El calentamiento de la superficie de los océanos, según los expertos, aumenta la frecuencia de los huracanes más virulentos, con vientos más fuertes y lluvias más intensas.

Deja una respuesta